lunes, 24 de abril de 2017

¡Me siento observada!

Hoy en día estamos en un estado de vigilancia extremo. Da igual si estamos de acuerdo o no, si lo admitimos o no, si nos gusta o no, estamos siendo perseguidos todo el tiempo. Google nos rastrea, tanto en sus páginas como en otras páginas a las que accedemos. Facebook hace lo mismo, incluso rastrea a los que no son usuarios de Facebook. Instagram coge las fotos sin tu permiso creando otras páginas con las mismas. Dejaré algunas capturas de las diferentes páginas.

La primera captura que quiero dejar es la cuenta de Instagram que me la hice conscientemente, la única:


De esto último quiero hablar, de Instagram. Un día en casa aburrida me dispuse a buscar mi nombre de usuario de dicha cuenta y me llevé una sorpresa bastante grande, ya que salían diferentes páginas las cuales no habían sido creadas por mí, sino habían sido generadas automáticamente por Instagram y google. Por ejemplo la primera página que sale cuando pongo mi nombre de usuario en google es esta:



Si somos conscientes y nos fijamos en esta página web es muy similar a la anterior, pero lo que cambia es que esta no ha sido creada por mí, sino como he dicho anteriormente ha sido generada por instagram sin mi permiso cogiendo mis fotos. Esto para mí es algo que no lo puedo permitir, ya que sin mi autorización están saliendo diferentes páginas y estas no pueden ser borradas. ¿Qué se puede hacer para acabar con esto? Puedo poner candado a esta página y ya más fotos no podrán ser cogidas, pero ahí ya se me acaba mi elección a cómo tener la cuenta. No me siento cómoda teniéndola en privada.

Al final descubrí que teniendo la cuenta en privada Instagram no puede elaborar dichas páginas, ya que no puede ver las fotografías con facilidad y respeta esa privacidad. Yo creo que al tenerla en pública dicha privacidad también la tendría que tener y si quiere realizar dichas páginas se tendría que poner en contacto con dicha persona. Lo peor de todo es que estas no pueden ser eliminadas de una manera fácil y eso no es de mi agrado.

Hablando de la misma red social a parte de la generación de similares páginas web, también podemos saber en que lugares del mundo están tus propios seguidores. Por eso, hay que tener cuidado, ya que los ladrones pueden tener facilidad de robar si pones tu ubicación exacta. Siempre hay que usar Instagram con cabeza y poner una ubicación que no sea la real

Para acabar os voy a dejar la última página generada por Instagram que tampoco puede ser borrada con facilidad:



Espero que os haya gustado este pequeño relato y que tengáis en cuenta todo lo que he dicho aquí.

jueves, 2 de marzo de 2017

Vida online y vida offline

En esta nueva entrada exponemos cinco fotografías que reflejan nuestro día a día sintiéndonos vigilados. Vigilados por las nuevas tecnologías, por las cámaras, por los ordenadores, por los datos...

Hoy vivimos simultáneamente en dos mundos paralelos y diferentes. Uno, creado por la tecnología online, nos permite transcurrir horas frente a una pantalla. Por otro lado tenemos una vida normal. La otra mitad del día consciente la pasamos en el mundo que, en oposición al mundo online, llamado offline. Según las últimas investigaciones estadísticas, en promedio, cada uno de nosotros pasa siete horas y media delante de la pantalla.

En la vida diaria cuando estoy conectada es en las siguientes situaciones:

Cuando hago algún trabajo para clase: Aunque esté centrada haciendo ese trabajo siempre caigo en las redes sociales, y siempre comento en algo que veo. Para mí es algo irremediable no entrar 
Cuando hablo con gente que está lejos: Uso el WhatsApp para comunicarme con esas personas que no viven en mi pueblo para hacer esa relación más fácil. 
Cuando comento algo en twitter: Leo cosas que me interesan y si hay algo que no estoy de acuerdo lo comento y muestro mi opinión.



En la vida diaria cuando no estoy conectada es en las siguientes situaciones:

Cuando estoy entrenando: El momento de entrenar con mis compañeras no utilizo ningún aparato que me permita estar conectada. Por ejemplo: el móvil se encuentra en la mochila hasta que salgo.
Cuando estoy dormida: En el momento en el que llega la noche o la hora de la siesta dejo el móvil en la mesa
Cuando me voy a la piscina: El móvil se queda en casa, ya que así disfruto del momento con mi familia o solamente con mi hermana.
Resultado de imagen de vida offline fotos

domingo, 26 de febrero de 2017

Gif y reflexión

El gif que he elaborado se basa en romper con los estereotipos en el mundo de la educación, ya que en el pasado solamente estaba bien visto que las mujeres impartieran la educación a los niños y niñas y que los hombres se dedicaran a otras profesiones para ellos más importantes. 

Con el paso del tiempo esto ha cambiado, ahora se ve más hombres en la educación, pero todavía no hay una igualdad en este ámbito, solamente es una expectativa.

Si queremos que de verdad haya una igualdad y sea una realidad tenemos que cambiar el chip y no mirar con malos ojos a los hombres en la educación, ya sea en primaria como en infantil, ya que ellos también sirven para impartir clases y para los cuidados de los niños y de las niñas.

miércoles, 22 de febrero de 2017

La institución escolar, en su forma actual, es a la vez institución capitalista y patriarcal.

En las últimas décadas el carácter capitalista de la educación ha sido ampliamente analizado en multitud de trabajos y se ha podido observar que no existe una modalidad única de escuela capitalista, sino que cada período histórico y cada sociedad concreta presentan unas modalidades particulares. Exactamente lo mismo sucede con el carácter patriarcal, se produce una evolución del tratamiento dado a niños y niñas, a lo masculino y lo femenino.
A partir de la Ley General de Educación de 1970 se generaliza la enseñanza mixta en las mismas aulas, se unifican los programas por desaparición de las asignaturas especiales, los porcentajes de alumnas en todos los niveles superiores a primaria aumentan.
Pero tras los datos obtenidos se ha podido descubrir que la persistencia de los rasgos patriarcales en  la nueva conceptualización teórica y la nueva metodología, aunque en menor medida,  aún se mantienen.
Los actuales códigos en las instituciones educativas son la característica más general y constante que aparece en el análisis de los registros verbales obtenidos durante las clases, ya  que el término genérico utilizado para el conjunto de la clase es siempre niños; los maestros/as lo utilizan frecuentemente incluso en casos en que se dirigen específicamente a de niñas. Además se muestra que en las formulaciones de los maestros/as, el código de género femenino está afectado por una negación constante, perfectamente identificable en el uso del lenguaje. Así pues, vemos aparecer un primer rasgo del código de género: la negación sistemática de toda conducta que remita al estereotipo de la femineidad. Formalmente los maestros/as consideran iguales a niños y niñas, o así lo afirman. Pero esta igualdad es entendida en forma tal que todos los alumnos deben ser considerados como niños. La igualdad no surge por integración de las características de ambos géneros, sino por negación de uno de ellos. No se generaliza un modelo andrógino, sino que se universaliza el modelo masculino. No hay coeducación, sino asimilación de la niña a la educación considerada modélica, la del niño. Y ello, no porque se desconozca la existencia de unas formas de comportamiento típicas del género femenino, sino porque éstas están consideradas como inferiores, devaluadas, y, por tanto, se trata de corregir y borrar su expresión.
La idea de la igualdad sería la de librar a las niñas de unas conductas y actitudes estúpidas, y formarlas para que asimilen las conductas y actitudes de los niños. Si esta igualdad fuera llevada hasta sus últimas consecuencias, estaríamos frente a un código de género único.
En la práctica, la creencia de la igualdad decae, y la insistencia en la adquisición de competencias escolares es menor para las niñas, sobre todo en los momentos referidos a los aprendizajes técnicos y a la adopción de hábitos intelectuales, aunque se trate de aprendizajes y de hábitos tan fundamentales como los que se transmiten en la etapa de infantil.
El eclipse del género femenino no implica tan solo la corrección de actitudes en las niñas; implica también, y de forma aún más radical la corrección de actitudes en los niños, especialmente en los casos en que se producen manifestaciones sentimentales o de debilidad confesada. Pero solo frente a ciertos comportamientos. El tipo de comportamientos en los niños es corregido frecuentemente en forma silenciosa por el maestro/a, como algo que no debe mencionarse, que no debió producirse y de lo que el propio niño no debe tomar conciencia.
Se puede observar en las estadísticas que el tema niños/niñas es difícil de tratar, incómodo. Es una cuestión que nunca ha sido abordada en el período de formación del docente, y en la cual, por tanto, éste/a debe improvisar sus propias opiniones, en un ámbito en el que se sienten inseguros. El análisis de las entrevistas muestra que estas opiniones se configuran a partir de la repetición tópicos tradicionales, que insisten en las diferencias entre ambos sexos, a los que se superponen tópicos más modernos, que insisten sobre la necesidad de igualdad formal, como exigencia política. La propia confusión del docente y la inseguridad en el tema hace que el maestro/a a lo largo de la entrevista utilice el recurso de negar cualquier forma de clasificación de grupo a diferencias individuales, recurso que remite a unos argumentos mucho más manejables, porque reposan en distinciones y valores ampliamente aceptados, menos resbaladizos que la distinción por sexos.

Conseguir que los comportamientos y actitudes del género femenino  se conviertan en una posibilidad universal es un paso necesario para destruir el sesgo patriarcal del sistema educativo, tal como se produce en la actualidad. Tarea que, por supuesto, no recae solo en  los enseñantes ya que únicamente puede llevarse a cabo si en conjunto la sociedad cambiara, siendo la escuela la base de este cambio.

Capítulo 4 ¿Cómo aprendes a ser maestra? Estibaliz Aberasturi Apraiz y José Miguel Correa Gorospe Universidad del País Vasco (UPV-EHU)

Este texto trata de explorar y de analizar la cuestión del género en un trabajo llevado a cabo sobre la construcción de identidad del profesorado de Educación Infantil, así como hacer  una reflexión y un análisis en la temática del género en esta etapa de la educación. Está claro que la presencia masculina en las aulas sigue siendo minoritaria, en donde tradicionalmente es el sexo femenino el que prevaleció y el cuerpo de hombre en la Educación Infantil está fuera de lugar. La escuela genera regímenes hegemónicos de masculinidad y feminidad.

Por lo tanto, este texto pretende explorar este terreno de interacción y de conflictos en la educación infantil, aportando una reflexión crítica que puede ayudar a desconectar las diferencias que regulan el género y explorar las actitudes, conductas, prácticas y caminos que no son entendidos a través de las categorías tradicionales de identidad masculina y femenina. El objeto de la investigación, era conocer cómo se construían en los primeros años de trabajo los maestros y los maestros.

En la investigación desarrollada, la entrevista fue uno de los recursos utilizados para la recogida de los datos. Se entrevistó a 6 docentes jóvenes de Educación Infantil, entre los que había uno masculino. Se trabajó con grupos de diferentes sitios de España, donde participaron 16 docentes principiantes de Educación Infantil. En grupos cada maestra y el maestro expusieron razones sobre la profesión que desempeñaba, hablaban de sus recuerdos en la escuela, su formación universitaria, o su inserción en la escuela como referente de lo que son. Sin embargo, de forma más relajada cuando no había grabadora fue cuando apareció el tema de  “la sospecha”, la sospecha bajo la que se encuentran muchos de los docentes masculinos en la Educación Infantil. De la entrevista con el maestro Juan se hablaron temas generales y amplios donde no se encontraron diferencias con las conversaciones mantenidas con sus compañeras. Pero cuando Juan hace referencia a la inseguridad del maestro o maestra se refiere al tema del género. Juan comenta la presión que sienten los maestros y maestras siempre observados y cuestionados, con la sombra de la amenaza de ser denunciados o el miedo de ser castigados por la sospecha de no hacer bien su trabajo con niños y niñas menores de edad y la fragilidad de la infancia.
Acaba confesando el cuidado que debe tener con los niños y niñas a la hora de mostrar sus sentimientos, ya que una mujer puede dar un abrazo, o un beso o una caricia a un niño o una niña que no hay problema, pero cuando lo hace un maestro, cuidado. Si una madre se le cruza y dice que lo que ha hecho son tocamientos o algo por el estilo ya tiene que defenderse de algo que no ha existido, entonces se haya desprotegido. Esto repercute en el comportamiento y hace cambiar la actitud del docente que pasa de ser un “buen profesional” a un” profesional” simplemente por si acaso, para que no le pase nada.
Cuando se pregunta al maestro si él realmente está siendo el maestro que quería se vuelve a mencionar la condición de ser chico en una profesión actualmente femenina. Se centra en el contacto corporal, en una cuestión que tiene relación con el papel del hombre en la escuela infantil pero se refiere más al modelo educativo donde la relación afectiva con el niño y la niña está ausente relación afectiva- cariño. "Los cojo, los besos... hay gente que no ha dicho cuidado, que a ver qué van a pensar". Resulta curioso que en las escuelas se trabaje la multiculturalidad, la igualdad, el respeto, la diferencia, etc. Y sin embargo se eduque de forma contradictoria. La enseñanza no solo está en lo que se dice, también se enseña desde aquello que no se dice y lo cierto es que entre maestros y maestras sigue enseñando mayoritariamente las mujeres, en la Educación Infantil.

Y existen muy pocas personas de culturas diferentes. De forma que si las maestras aprenderían a partir de sus valores y experiencias y si pertenecen a una misma sociedad, a una misma cultura, o a un mismo sexo, ¿cómo esperamos evolucionar, mejorar, avanzar o cambiar? No se trata de prestar atención a una situación que no deberíamos de considerar normal, sino de entender que al aceptar una educación infantil femenina es permitir que permanezca en nuestra cultura la profesión de educar en la infancia como una profesión del cuidado asignadas a las mujeres, esta posición ante este tema nos lleva a reclamar un panorama más diverso y rico para todos.

A continuación se desarrollan unas investigaciones en la que cuentan una historia sobre una maestra de Educación Infantil. Además, la construcción de la identidad y sobre la perspectiva que tiene la sociedad hacia los maestro en una profesión femenina.

En este apartado nos cuentan la historia sobre las dificultades que una maestra de Educación Infantil vivió. Leire era profesora de Educación Infantil, quería innovar, implicarse en otras actividades relacionadas con tareas de aprendizaje a través del juego. Pero esto no podía llevarlo a cabo puesto que estaba sola en clase y tenía a cargo a 18 niños y niñas, esto reducía su papel a ser una cuidadora, ya que sino se encargaba de los cuidados básicos de los niños recibiría quejas por parte de los padres como de las mismas compañeras del centro.

Partiendo de esto se podría decir que Leire se encuentra en dos posicionamiento: uno el de la abuela-compañeras y otro su pensamiento reflexivo. Esto permite comprender la propia dinámica construccionista de la identidad. Cómo se negocia y se perfila tanto a nivel social como a nivel individual la identidad, donde se contrasta lo que se quiere y se puede hacer. A la vez que se interactúa con miembros de la comunidad educativa, donde se comparte o no determinadas expectativas sobre lo que son sus obligaciones y deberes.

Además, de tener claro la aceptación o no de ese posicionamiento. Es por ello que se debe de romper con el rol tradicional de los docentes, esto supone una reivindicación de otra finalidad de la tarea de las docentes de las Educadoras Infantiles, orientadas al aprendizaje.
A partir de esto se quiso elaborar una investigación sobre si en la formación de educación infantil algún alumno (chico) había observado diferencias de algún tipo por no ser chica que se formaba en este ámbito ya que es una formación femenina. Esto no tenia ningun problema en la formación pero en el contexto escolar y en la sociedad se percibe esa diferencia. Al mismo tiempo que se percibían estas diferencia la escuela contribuía a la Constitución de cuerpos dóciles y sometidos. Por una parte se tenían a hombres maestros que cuando se gradúan pasan a formar parte de una profesión femenina, puesto que tienen que seguir con las normas establecidas. Por ejemplo “ponerse la bata”. Por otro lado, estaban las mujeres en contra de esta docilidad; nuevos esquemas de feminidad.

La finalidad que tiene esta investigación es que las escuelas prefieren no enfrentarse a preguntas complejas y deciden continuar con lo ya marcado. Se podría decir, que actualmente existen variaciones tanto en el ámbito académico como en los tipos de familias. Esto nos permite darnos cuenta de la importancia de lo social en la configuración identitaria, y de hacernos conscientes de la no neutralidad de nuestras acciones cuando formamos a futuros maestros de Educación Infantil. Por último nos dice que para ser un buen profesor, no existe más que la experiencia y el día a día con los niños y niñas, es decir que a través de la práctica aprendemos a ser maestros y que en vez de tener pensamientos negativos sobre la incorporación de profesores de  infantil se debe reflexionar y verlo desde otra perspectiva, en la que ello, ayudará a la diversidad y a ver las cosas desde otro punto y no desde el punto tradicional.

El modelo reflexivo en la formación de maestros y el pensamiento narrativo: estudio de un caso de innovación educativa en el Practicum de Magisterio

El modelo reflexivo en la formación de maestros debe potenciar la actitud investigadora en el futuro docente que le lleve desde procesos introspectivos sobre su pasada etapa escolar y su actual trabajo como profesor, a crear desde una perspectiva crítica comunidades de aprendizaje que reflejen la realidad educativa y que posean voluntad de cambio. La narrativa genera conocimientos que profundizan y aumentan la comprensión de la experiencia humana, además de identificar problemas sin llevar a resolverlos. El objetivo del relato de experiencias de aula es la transformación tanto del autor como de su hábitat.
En cuanto al Practicum II de la escuela de magisterio, se diseñó un modelo de formación basado en la reflexión y el pensamiento narrativo, además de integrar herramientas tecnológicas. En los elementos narrativos encontramos recuerdos autobiográficos (recuerdos de nuestros profesores del pasado que hayan marcado nuestro futuro)  y relatos de experiencia docente (relatar en un foro experiencias del periodo de prácticas que nos hayan hecho reflexionar y así poder abrir un debate con el resto de compañeros de clase).
Leire, una alumna de Educación Infantil en prácticas, ha hablado en su relato autobiográfico sobre Amaia, maestra que tuvo cuando era pequeña. La cual le ha marcado a la hora de formarse como profesora ya que la admiraba por como daba sus clases y por cómo les trataba a los alumnos. Por otro lado en su narración personal, hace referencia a su tutora de prácticas de la cual ha aprendido mucho y a un niño de cinco años que a pesar de que le decían que era un chico y no una chica, se vestía de chica cuando jugaban a juegos de representación y afirmaba que lo era.
Esta alumna desconocía cómo actuar ante este problema, por lo que planteó una serie de preguntas en el foro y empezó a investigar sobre el tema. De este modo provocó tanto en el resto del grupo como en el tutor de la universidad curiosidad por conocer más acerca de el tema. Recibió respuestas tales como: la escuela no está preparada para dar respuesta, hay que comentárselo al orientador del centro o hay que conocer con quien se identifica este niño y por qué.
Como podemos ver, Leire en todo este proceso ha utilizado estrategias reflexivas y compartidas. Además la utilización del foro virtual ha sido de gran ayuda ya que de esta manera los alumnos que estaban en prácticas y el tutor han podido estar en comunicación, compartir sus experiencias y poder llevarlas a debate.